Club-BPM - Gestión, Automatización, Inteligencia de Procesos y Transformación Digital
   

Siguenos en:
Club-BPM en Linkedin
Club-BPM en Twitter
Club-BPM en Facebook
 
 
Quiénes
Somos
Observatorio y
Recursos BPM
Centro de Estudios
y Certificaciones
España
Latinoamérica

Metodología BPM:RAD®

Videos

             

 

  Opiniones de Expertos y Entrevistas

 

     
   

Mayor agilidad empresarial gracias al trabajo conjunto de BPM y SOA.

Trabajo inteligente en una empresa inteligente

Por: Claus Torp Jensen, miembro del personal técnico senior y arquitecto jefe de la estrategia técnica SOA-BPM-EA, Rob High, Jr., IBM Fellow y arquitecto jefe de SOA Foundation, Steve Mills, Vicepresidente senior y ejecutivo del grupo IBM Software Group

 
 

.

Resumen de la gestión

La economía y el mercado de bienes de consumo actuales oscilan rápidamente, las barreras a la competencia global desaparecen y los clientes cambian sus preferencias y expectativas a un ritmo tan rápido que el mercado no puede dar respuesta. En un entorno como este, las empresas tienen que ser capaces de trabajar de manera más inteligente, aumentando la agilidad empresarial a la vez que se optimizan sus costes. Con mucha frecuencia, encontramos procesos segmentados y sistemas de TI rígidos que nos impiden lograr dichos imperativos y que reducen la colaboración y frenan drásticamente el proceso de cambio.

Aunque BPM y SOA tienen cada una su valor propio, IBM cree que son sinérgicas de manera natural, por lo que es mejor que trabajen juntas para lograr la agilidad, la optimización y la alineación de negocio y TI. Cuando trabajan en equipo, BPM proporciona el contexto, la comprensión y las estadísticas del negocio, mientras que SOA facilita una colección ordenada de elementos básicos de información y de servicio bien estructurados. De hecho, ambas son necesarias para optimizar las inversiones, dirigir la excelencia operativa y gestionar el riego empresarial de manera dinámica. Se debe ser consciente de que la agilidad empresarial que se deriva de BPM y SOA tiene un valor duradero sólo en caso de que los procesos y los servicios sean seguros, se ajusten a las demandas de uso y protejan frente a la corrupción o el uso indebido de información empresarial importante. El mantenimiento del rendimiento y la integridad empresarial frente al cambio es vital y requiere un entorno adaptable y seguro, tanto a nivel de la organización como de la tecnología.

Este libro blanco describe los principios básicos para la convergencia de BPM y SOA desde una perspectiva empresarial. Está destinado principalmente a líderes y arquitectos que necesitan entender cómo combinar de manera efectiva BPM y SOA como un factor clave de diferencia para el éxito de la empresa que va en pos de la agilidad empresarial.

1. BPM y SOA son sinérgicas por naturaleza

Actualmente somos testigos de una aceleración de los cambios del mercado. La economía y el mercado de bienes de consumo actuales oscilan rápidamente, las barreras a la competencia global desaparecen y los clientes cambian sus preferencias y expectativas a un ritmo tan rápido que el mercado no puede dar respuesta. Al mismo tiempo, las redes personales, organizativas y empresariales están cada vez más interconectadas, equipadas y son más inteligentes, nuestro planeta se vuelve literalmente más inteligente. Este nuevo mundo presenta un amplio abanico de oportunidades, pero para aprovecharlas las empresas deben ser capaces de trabajar de manera más inteligente, mediante una mayor agilidad empresarial y la optimización de sus costes.

Con mucha frecuencia, encontramos procesos segmentados y sistemas de TI rígidos que nos impiden lograr dichos imperativos y que reducen la colaboración y frenan drásticamente el proceso de cambio. Estas restricciones sólo pueden eliminarse si se trabaja de manera más inteligente y se aumenta la alineación entre el negocio y TI. Esta alineación, junto con la agilidad y la transformación empresarial, es uno de los puntos más importantes de la agenda de la empresa. El camino hacia el cambio estratégico implica una visión correcta, la comprensión adecuada del portfolio existente, la capacidad de definir y ejecutar los proyectos correctamente con el alcance adecuado y, finalmente, una plataforma firme que asegure la integridad, la seguridad y la escalabilidad de los procesos empresariales en la compañía.

La propuesta de valor de la Arquitectura Orientada a Servicios (SOA) se centra en torno al negocio ágil y alineado, así como al diseño de TI y la entrega. La capacidad de construir una alineación entre negocio y TI es una característica distintiva de SOA, y es la piedra angular para lograr la agilidad empresarial derivada, la reducción de los costes y del riesgo, así como la gestión del portfolio mejorada.

El concepto de optimización de procesos empresariales es anterior al de SOA. No obstante, más o menos al mismo tiempo que SOA se convirtió en un estilo de arquitectura predominante, el foco en algunas comunidades de optimización de procesos cambió sutilmente a uno de Gestión de procesos de negocio (BPM). La característica distintiva de BPM como disciplina consiste en un foco añadido en el diseño de procesos dinámico y flexible, así como la instrumentación y automatización de procesos a través de la implementación de TI. Esto proporciona la base necesaria para una optimización empresarial y una capacidad de respuesta de TI ágiles, que es un aspecto propio de la alineación entre el negocio y TI.

Aunque BPM y SOA tienen cada uno su valor propio, IBM cree que son sinérgicos de manera natural, por lo que es mejor que trabajen juntos para lograr la agilidad, la optimización y la alineación de negocio y TI. Cuando trabajan en equipo, BPM proporciona el contexto, la comprensión y las estadísticas del negocio, mientras que SOA facilita una colección ordenada de elementos básicos de información y de servicio estructurados. De hecho, ambas son necesarias para optimizar las inversiones, dirigir la excelencia operativa y gestionar el riego empresarial de manera dinámica.

Tenga en cuenta que un efecto secundario valioso del trabajo conjunto de BPM y SOA es una colaboración mejorada de los márgenes del negocio y TI. La comunicación y la colaboración cobran vida mediante simulaciones y modelos visuales de instrumentaciones de procesos y servicios, así como mediante contratos empresariales explícitos que dirigen la conexión horizontal entre las unidades empresariales y la realización de procesos.


2. Trabajo inteligente

Durante décadas, la sustitución de la funcionalidad de TI para la gente mediante la automatización como un mecanismo de rentabilidad escalable ha sido la respuesta de la industria a la necesidad de cambio en la empresa. Aunque se trabaje más no se transformará la empresa, no se optimizarán los procesos empresariales obsoletos e ineficientes ni se conseguirá adaptarse de manera dinámica al acelerado ritmo de cambios. En lugar de eso, es necesario trabajar de forma más inteligente.

El trabajo inteligente consiste en transformar nuestras organizaciones para aprovechar las capacidades de un planeta más inteligente, de manera que la gente pueda tomar decisiones estando más informada, construir relaciones más arraigadas y trabajar con procesos empresariales más ágiles y eficientes.

Según Gartner, las mejoras en los procesos ha sido la preocupación principal de la CEO durante los últimos cuatro años. Estudios como la reciente encuesta y análisis de McKinsey de 100 compañías en Francia, Alemania, Reino Unido y EE.UU. muestran que la alineación entre negocio y TI refuerza los resultados ya que duplica las ganancias de productividad en los esfuerzos por separado. No obstante, trabajar de manera más inteligente requiere más que una simple alineación de esfuerzos, ya que también es necesario conocer en profundidad los procesos empresariales de la compañía, así como la capacidad de ejecutar cambios en estos procesos en colaboración entre negocio y TI. Esta convergencia de negocio y TI es clave para establecer los tres diferenciadores principales de una empresa actual:

● Agilidad empresarial
● Rendimiento empresarial
● Integridad empresarial

Últimamente, se ha prestado mucha atención a la agilidad empresarial, aunque la agilidad a coste de rendimiento o integridad no resulta tan útil. De hecho, el desafío de las empresas modernas consiste en mantener el rendimiento y la integridad empresarial mediante la transformación continua, que es el resultado inevitable de la agilidad empresarial.

Las sinergias inmediatas de BPM y SOA son importantes no sólo para TI, sino también para la línea de negocio. Si no se comprende el proceso empresarial, el control de los procesos operativos ni la capacidad para cambiar de manera dinámica las normas y las políticas empresariales, la evolución empresarial se vuelve opaca y descoordinada. Todas estas capacidades se basan en la ágil alineación entre negocio y TI y la implementación mediante la adopción de SOA.

Asimismo, el mantenimiento del rendimiento y la integridad empresarial frente a los cambios requiere un entorno seguro, adaptable y escalable, tanto a nivel de organización como de tecnología. Es importante ser consciente de que el negocio no tiene valor si los procesos y los servicios no son seguros, no pueden adaptarse a las demandas de uso o dejan información empresarial importante al descubierto para su corrupción o uso indebido.Desde una perspectiva de alineación entre negocio y TI, debemos asegurarnos que los sistemas de TI se designan en base a un conocimiento profundo del negocio y sus objetivos, y a su vez garantizar que el negocio pueda ser seguro, confiando en aquellos sistemas de TI de los que depende.

Finalmente, la propuesta de valor de BPM se basa intrínsicamente en el supuesto de que una colección de elementos básicos de procesos y servicios puede crearse, gestionarse y regularse para el bien de la empresa. Si se potencia correctamente, permite que la empresa cree una visión de negocio, comprenda la colección de procesos y soluciones existentes en el contexto de dicha visión, así como que defina y ejecute los procesos correctos con el alcance adecuado. En otras palabras, la convergencia de SOA y BPM facilita directamente una optimización empresarial ágil y la capacidad de respuesta de TI, lo que aumenta el valor generado de la inversión destinada a cambios para toda la empresa.

3. Interdependencia entre procesos y servicios

Normalmente, en el contexto de BPM y SOA, hablamos sobre “procesos ejecutándose en servicios,” donde actividades (automatizadas) en procesos orquestados consumen servicios como parte de su ejecución. De manera que BPM depende claramente de SOA. Aunquelo contrario tambiénes cierto, como ocurre en muchos casos de procesos empresariales integrados, son más bien parte de la realización de las capacidades que proporciona un servicio (empresarial) de nivel superior. Esto se cumple en la implementación de TI. También es especialmente válido cuando se aplican los principios de SOA a la arquitectura del negocio, que describen la arquitectura en relación con los componentes empresariales que interactúan y colaboran a través de un conjunto bien definido de servicios e interfaces empresariales. El efecto de red para el negocio y TI consiste en una estructura de varios niveles de valores de servicios y procesos interdependientes, cuya colección tiene que ser regulada y gestionada por el bien (ágil) de la empresa.

Consideremos brevemente que ocurriría normalmente si tuviéramos SOA sin BPM:

● Falta de método disciplinado para procesar la definición y la optimización
● Falta de contexto para la excelencia operativa empresarial y para gestionar el riesgo operativo
empresarial
● Falta de estadísticas explícitas para el valor empresarial de la reutilización del servicio

Del mismo modo, si tuviéramos BPM sin SOA, normalmente observaríamos:

● Falta de método disciplinado para crear o gestionar una colección ágil de elementos básicos bien estructurados y reutilizables (incluso todos los valores de servicios, procesos e información)
● Falta de administración y de contratos explícitos entre empresa y participantes de TI en un proceso completo
● Falta de contexto para optimizar la inversión en el negocio y en TI Siempre que sea posible, una empresa debe coordinar e integrar las iniciativas BPM y SOA como apoyo a la optimización y la alineación entre negocio y TI.

Las empresas que inician BPM y SOA, pero de forma no coordenada, dirigido por diferentes partes de la empresa, a menudo generan el peor de los casos. Por el contrario, si se aplica BPM y SOA de forma sinérgica, ayuda a asegurar la unificación de las fuerzas de la empresa para alcanzar objetivos comunes y a solucionar problemas importantes para el éxito del negocio.

4. Conclusión

Aunque cada uno tiene su valor propio, la disciplina de BPM y el estilo arquitectónico de SOA son sinérgicos de manera natural y son mejores si trabajan juntos para lograr mayor optimización y alineación de negocio y de TI. A nivel de empresa, se requiere el establecimiento de un entorno fuerte y escalable que conservará el rendimiento y la integridad empresarial durante la transformación continua, que es un resultado inevitable de la agilidad empresarial.

Para lograr que la primera experiencia con BPM y SOA sea satisfactoria, es necesario considerar todos los aspectos meticulosamente. Desde una perspectiva organizativa, la empresa necesita impulsar el poder de colaboración de las simulaciones y los modelos visuales de procesos y servicios, así como integrar BPM y SOA teniendo en cuenta los procesos de administración y desarrollo existentes. Desde una perspectiva tecnológica, la empresa necesita establecer una plataforma que progrese con el éxito de la iniciativa de BPM y SOA combinada, así como garantizar la integridad y la seguridad de los procesos y los servicios empresariales. La combinación efectiva de BPM y SOA será un factor clave de diferencia para las empresas que buscan agilidad empresarial. Con este fin, la infraestructura, las herramientas y los métodos integrados de IBM son un buen punto de partida que proporciona una base sólida para el futuro.

Referencias


[SOA Foundation]: libro blanco de IBM, “IBM’s SOA Foundation – An Architectural Introduction and Overview”, Rob High, Jr., Stephen Kinder, Steve Graham

[Smart SOA™]: libro blanco de IBM, “Smart SOA: Best practices for agile innovation and optimization”, 2007

[McKinsey]: London School of Economics, “McKinsey survey and analysis of 100 companies in France, Germany, UK and the U.S”.