Siguenos en:
Club-BPM Linkedin
Club-BPM Twitter
Club-BPM Facebook
 
 
Quiénes
Somos
Observatorio y
Recursos BPM
Centro de Estudios
y Certificaciones
España
Latinoamérica

Metodología BPM:RAD®

Videos

             

 

  Artículo
     
 
 

El papel de las reglas de negocio en las estrategias SOA

Por: Etienne Bertrand, Director General de Ilog España
 
     
 

La reutilización de componentes, la flexibilidad y la reducción de la complejidad que las arquitecturas orientadas a servicios (SOA) ofrecen han convertido a esta arquitectura en una de las estrategias de integración más utilizadas hoy por las empresas. SOA implementa procesos de negocio mediante la orquestación de servicios empresariales que utilizan formatos de datos y protocolos de comunicación estándar. Entre estos servicios, destacan los servicios de decisión, que se basan en la ejecución de reglas de negocio con los datos como materia prima.

Sin embargo, los servicios de decisión basados en SOA presentan numerosos aspectos que dificultan su gestión. Varios individuos (arquitecto TI, desarrollador, director de área…) intervienen en la implementación del servicio, lo que complica la visibilidad y el entendimiento entre TI y el negocio, especialmente cuando el servicio debe ser modificado. Además, al estar sujetos a diferentes normativas, los servicios de decisión deben ser auditables; es decir, ha de ser posible reconstruir qué pasos siguió el software para llegar a una conclusión (por ejemplo, rechazar una petición de préstamo).

Las migraciones a SOA se contemplan por lo general en dos etapas: dotar a los programas existentes de interfaces de servicios web, y después conectar estos servicios para implantar SOA. Esta visión simplificada, sin embargo, fracasa por no tener en cuenta una importante limitación: los módulos existentes de software rara vez funcionan como los componentes SOA. Un BRMS (Business Rules Management System o Sistema de Gestión de Reglas de Negocio) es un elemento crucial dentro de una estrategia SOA, ya que facilita la reutilización de los servicios, la consistencia y la calidad de los datos. Para reducir la carga de programación, el BRMS permite la creación y el despliegue de Servicios de Decisión Transparentes (TDS) sin programación adicional de software, al estar totalmente basados en reglas de negocio. Todos los participantes del ciclo de vida de un servicio de decisión -desarrolladores, integradores, usuarios de negocio, etc.- pueden colaborar para crear, desplegar, monitorizar y mantener la aplicación; y los servicios de decisión resultan transparentes para la organización, gracias a que el BRMS elimina el efecto “caja negra”, que aparece en las prácticas de programación estándar. La reutilización de servicios es así más sencilla, puesto que lo que se entiende se reutiliza con mayor confianza.

Complementariedad de BPM y SOA

Un sistema BPM se encarga de describir cómo van a interactuar sistemas y personas para realizar una actividad. La mejor manera de integrar el proceso con los varios sistemas existentes de la empresa es a través de la definición de un servicio reutilizable, principio central de la filosofía SOA. Además, los analistas funcionales que diseñan los procesos con las herramientas BPM son a menudo los que expresan por primera vez la necesidad de un nuevo servicio y tienen un papel importante que jugar en la fase de definición del servicio.

La combinación de las dos tecnologías aporta mayor flexibilidad a la empresa y por esta razón constituyen la base de muchos de los nuevos mapas de arquitectura de las empresas cuando rediseñan sus sistemas para hacer frente al cambio. Sin embargo, estos mapas se quedan a menudo incompletos si no incorporan también un sistema de gestión de reglas de negocio.

Los procesos suelen evolucionar y hacerse cada vez más complejos para tomar en cuenta la casuística de múltiples situaciones posibles. Si no se dispone de un sistema de gestión de reglas de negocio, se corre el riesgo de añadir complejidad al proceso al mezclar en su definición la propia lógica del proceso (ej. las etapas de contratación de una póliza de seguros) con lógica de decisión (ej. las condiciones de contratación a comprobar para determinado tipo de seguro). Con una herramienta de gestión de reglas de negocio, podremos identificar cuáles son los puntos de decisión complejos de un proceso y simplificar el proceso al externalizar toda la lógica de decisión al sistema de reglas.